lunes, junio 13, 2016

La crisis ha afectado a la atención y a la salud de los propios médicos

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
viernes, 10 de junio de 2016 / 16:00
 
Todo lo que pueda ser gestionado por un profesional sanitario, que es el que conoce el servicio, estará bien
La recientemente elegida presidenta del Colegio de Médicos de Guadalajara, Alicia Fernández de Peñagrande, comentó a GM que, tras llevar cinco años en esta institución como secretaria y vocal de AP, asume la presidencia "con ilusión". Su reto es mantenerlo a flote y continuar aplicando la deontología profesional, controlando la práctica ética de los médicos para que el paciente esté protegido frente a cualquier acto que pueda realizar un profesional. Otra función importante es la de mantener el Patronato de Huérfanos, que emplea los fondos que los propios médicos aportan para desarrollar acciones sociales, como pueden ser pagar los estudios de los hijos huérfanos de médicos o ayudar económicamente a facultativos que, por el motivo que sea, no cuentan con un salario o carecen de un sueldo digno, además de otras muchas obras sociales que se están realizando. Por otro lado, el colegio también tiene la obligación de mantener formado al médico para que la práctica médica sea "lo más adecuada y lo mejor para el paciente".
Deficiencias
En lo que respecta a las deficiencias del sistema sanitario de la región, tiene claro que, debido a la crisis económica, las más importantes son la falta de recursos, tanto materiales como humanos, pues los profesionales están trabajando bajo "una presión asistencial muy elevada", con pocos medios y con poco personal para hacerle frente. Además, Fernández de Peñagrande esta convencida de que esta situación está perjudicando tanto a la atención que se presta a los ciudadanos como a la salud de los propios médicos.
En otro orden de cosas, en relación con la colaboración público-privada a la hora de prestar atención al paciente, opinó que "todo lo que pueda aportar en positivo no está mal", pero dependerá de cómo sea esa colaboración. En este sentido, agregó que en ocasiones es necesario que la gestión quede en manos de entes privados o que el dinero se pueda aportar de una manera diferente, pero alertó de que debe tenerse especial cuidado para no romper la equidad y que esto "nunca implique un déficit en la atención a la gente que más lo necesita".
En relación con las unidades de gestión clínica consideró que todo lo que pueda ser gestionado por un profesional sanitario que conoce esa unidad o servicio y "lo puede hacer con un conocimiento más exacto que una persona con un perfil más general, está bien".
Decisiones vinculantes
Fernández de Peñagrande opinó asimismo que las decisiones del Consejo Interterritorial del SNS deberían ser vinculantes. Y es que, a su juicio, "existe para que se aplique lo que se decide", y lamentó que en España no se lleven muchas veces a la práctica este tipo de decisiones e, incluso, en ocasiones tampoco lo que se legisla. "El interterritorial está para que se cumpla, no para reunirse de vez en cuando y charlar", ironizó.
En cuanto a la posibilidad de alcanzar un pacto por la sanidad, pidió que se escuche al profesional, "que es el que conoce el tema", y que los políticos intervengan exclusivamente para gestionar la parte económica. En esta línea lamentó que muchas veces los sanitarios estén "a un lado", ya que sin ellos el sistema no funciona.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Capacitando a los SERUMS

Capacitando a los SERUMS
Colegio Médico