miércoles, junio 01, 2016

La memoria a largo plazo, no a corto plazo, posibilita el diagnóstico precoz del alzhéimer


La memoria a largo plazo, no a corto plazo, posibilita el diagnóstico precoz del alzhéimer

Un estudio sugiere que los actuales test para la pérdida de memoria a corto plazo no son válidos para detectar el deterioro cognitivo en las fases iniciales de la enfermedad
  • 0
  • Compartir
  • Compartido 17 veces
Paciente con alzhéimer - ARCHIVO
El alzhéimer es una enfermedad causada por la destrucción de las neuronas cerebrales y, por tanto, caracterizada por un deterioro progresivo de las capacidades cognitivas. Es el caso, entre otras, de la pérdida de memoria de los pacientes, cada vez más acusada según evoluciona la enfermedad. De hecho, los test para la detección de las pérdidas en la memoria reciente constituyen a día de hoy, junto a los escáneres cerebrales, la prueba básica para el diagnóstico de la enfermedad. Sin embargo, un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) alerta que este análisis de la memoria reciente no es eficaz para la detección precoz del alzhéimer y sugiere que sea sustituido por pruebas para la detección de posibles pérdidas en la memoria a largo plazo.
Como explica Vassilios Beglopoulos, co-autor de esta investigación publicada en la revista «Nature Communications», «es de sobra conocido que para tratar la enfermedad de Alzheimer de una forma efectiva se requiere que las intervenciones se lleven a cabo en fases más tempranas. Y para ello, es necesario el desarrollo de mejores herramientas diagnósticas. Así, creemos que nuestro nuevo enfoque podría suponer una importante contribución a esta situación».

Mejor a largo plazo

Concretamente, el estudio sugiere que los pacientes con alzhéimer podrían beneficiarse de un diagnóstico más precoz si se utilizaron los test de memoria a largo plazo –en combinación con las pruebas de imagen del cerebro que, caso de la tomografía axial computarizada (TAC), ya se están empleando en la actualidad.
Como indican los autores, «la evaluación de la memoria a largo plazo revela la presencia de defectos tempranos en la capacidad memorística del cerebro. Unos defectos, por el contrario, que no son detectados en las pruebas para la pérdida de memoria a corto plazo, que es la que a día de hoy se emplea en la práctica clínica para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer».
El análisis de la memoria a largo plazo podría detectar los signos del alzhéimer temprano, posibilitando una intervención más precozRichard Morris
Y a ello se aúna, como refiere Richard Morris, director del estudio, «que nuestros resultados sugieren que la combinación del escáner cerebral con estos test de memoria podría identificar precozmente las anomalías de la actividad cerebral de los pacientes con alzhéimer, unas anomalías que de no ser así no serían detectadas».
Es más; según destacan los autores, «la pérdida de la memoria a largo plazo observada en nuestro estudio podría ser revertida, cuando menos potencialmente, con el desarrollo de nuevos tratamientos».

¿Dónde está el agua?

En el estudio, los investigadores utilizaron modelos animales –ratones– jóvenes que, bien se encontraban en las fases tempranas del alzhéimer –o cuando menos, su equivalente en humanos–, bien no habían desarrollado la enfermedad.
Los autores dispusieron una jaula ‘oculta’ con agua al final de un laberinto, y para facilitar que fuera encontrada por los ratones llenaron las paredes del laberinto de señales para guiar el camino.
Una vez hallada la jaula, los ratones, con o sin alzhéimer, fueron capaces de encontrarla una y otra vez cuando se les colocaba repetidamente en el inicio del laberinto. Pero, ¿qué pasó cuando se repitió la prueba una vez había transcurrido una semana? Pues que si bien los ratones ‘sanos’ no tuvieron ningún problema para recordar el camino, no sucedió así con los animales con alzhéimer –aun en fases iniciales de la enfermedad.
El análisis cerebral de los animales mostró que los animales ‘sanos’ presentaban una actividad cerebral completamente normal. Por el contrario, y una vez sometidos a la prueba tras una semana, la actividad cerebral de los ratones con alzhéimer se había visto significativamente reducida.
En definitiva, concluyen los autores, «nuestros resultados muestran que el uso de la memoria a corto plazo para el diagnóstico del alzhéimer, tal y como se hace en la actualidad, podría no revelar la magnitud real de la pérdida de memoria que tiene lugar en las primeras fases de la enfermedad. Por el contrario, el análisis de la memoria a largo plazo podría detectar los signos del alzhéimer temprano, lo que posibilitaría una intervención más precoz».

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Capacitando a los SERUMS

Capacitando a los SERUMS
Colegio Médico